Fiesta de ideas – Sweet Confetti » Ideas para fiestas, bodas, cumpleaños y todo tipo de eventos o celebraciones especiales.

Receta: Scones para meriendas, cumpleaños o para celebrar el día del libro

Hoy, aprovechando que es el día del libro, quería traeros una receta que, además de ser estupenda para celebrar una merienda de cumpleaños, preparar un “desayuno de fiesta” o para degustar mientras se toma una café con amigos, también creo que es perfecta para acompañar con un buen té y un libro. Se trata de los scones, esos bollos o panecillos típicos en las meriendas y desayunos del Reino Unido.

Los scones son muy fáciles y rápidos de preparar pero, además sus ingredientes son tan sencillos que todo el mundo suele tenerlos en casa. Por eso, es una receta perfecta para preparar cuando surge una merienda o desayuno improvisado.

Merienda: scones con mermelada y té

Cuando estuve en Londres me quedé sin comer los famosos scones pero, a cambió probé un montón de cupcakes, cómo os conté el otro día. Así que, desde entonces, tenía ganas de prepararlos yo misma y me puse a buscar un montón de recetas.

RECETA

Finalmente me decidí por esta receta de Alma, de Objetivo Cupcake Perfecto, porque me pareció bastante sencilla para aventurarme por primera vez preparar estos bollitos. A continuación os explico mi manera de preparar estos deliciosos scones.

Ingredientes

  • 310 ml de buttermilk
    • ¿Cómo preparar el buttermilk en casa? Añade cucharada y media de limón o de vinagre blanco a 310 ml de leche. Déjalo reposar unos diez minutos y tendrás tu buttermilk casero. Yo siempre lo hago en casa con leche y vinagre y queda muy bien. Si nunca has preparado una receta con buttermilk puede parecerte raro el aspecto que tiene la leche después de haber reposado unos minutos con el vinagre o limón pero, no te asustes, el buttermilk tiene aspecto de leche cortada.
  • 375 gr de harina
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 2 y 1/2 cucharaditas de levadura (la levadura de “toda la vida” Royal o de cualquier marca)
  • 30 g de mantequilla sin sal fría (en este caso no necesitamos que la mantequilla esté a temperatura ambiente)

Elaboración:

  • Lo primero de todo, si vas a hacer el buttermilk casero, empieza preparándolo como indico arriba.
  • Precalienta el horno a 220º
  • Tamiza los 375 gramos de harina, las 2 cucharadas de azúcar y las 2 – 1/2 cucharaditas de levadura.
  • Corta la mantequilla en dados y añádela a la harina, azúcar y mantequilla. Mezcla todo con las manos, hasta obtener una textura como de migas.
  • Añade casi todo el buttermilk (reserva un poco, aproximadamente dos cucharadas, para pintar los scones antes del horneado) y mézclalo con los ingredientes anteriores. En  mi caso, me ayudo de una espátula para mezclar todo bien.
  • Cuando tengas una masa homogénea, comienza a amasarla en una superficie enharinada.
  • Extiende la masa, con las manos o con la ayuda de un rodillo. Debe quedar una masa con un grosor de entre dos y tres centímetros.
  • Prepara la bandeja del horno en la que hornearás los scones. Puedes colocar papel de horno, una lámina de silicona o bien engrasarla con mantequilla.
  • Para cortar los scones puedes utilizar un cortador de pastas. Si no tienes ninguno a mano, puedes cortar la masa con un cuchillo, haciendo triángulos (otra forma muy típica de presentar los scones). Para que la masa se despegue bien del cortapastas, mételo en harina, sacúdelo un poco para quitar el exceso de harina y después, presiona con el cortador sobre la masa para recortar los scones.
  • Según vayas cortando los scones, colócalos en la bandeja del horno.
  • Pinta todos los scones con el buttermilk restante y hornéalos durante aproximadamente 15minutos o hasta que estén doraditos.

Receta de scones

Sugerencias de degustación

Los scones suelen servirse tibios ya que se aprecia mucho más su sabor y textura. Para degustarlos, se abren por la mitad y se rellenan de lo que más nos guste. En Reino Unido suelen tomarlos con Clotted Cream y mermelada, pero en casa sustituimos la Cotted Cream por un poquito de mantequilla.

Scones con mermelada para meriendas de cumpleaños

Como habéis visto es muy sencillo preparar scones. Por eso os animo no sólo a que los hagáis para las fiestas de cumpleaños a media tarde o desayunos especiales,  sino también a hornearlos  cualquier día.  Hoy mismo puede ser el momento perfecto para disfrutarlos con un té o café  y, por supuesto, con vuestro libro favorito.

¡Feliz día del libro a todos!

Compártelo

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*